Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 2 días


01.08.2013 | Cultura | 1545 lecturas




Cabrera en la Rolling Stone: las trampas de la cabeza

Cabrera en la Rolling Stone: las trampas de la cabeza
Tapa de la edición uruguaya de la revista Rolling Stone.

En la edición de la revista Rolling Stones de Julio aparece en su tapa Fernando Cabrera. Impecablemente vestido, dicha imagen no hace más que confirmar lo que muchos sabemos. El cuidado de Cabrera por los detalles que hacen a su imagen como artista.

La Rolling Stones ha sido un punto de referencia para los amantes de la música a lo largo de los años, así como también lo ha sido MTV más allá de las consideraciones que cada uno pueda hacer sobre los contenidos de ambas plataformas, sobre todo, pasados los 90.

Dicha tapa se ha propagado en la web con la común velocidad de todas aquellas noticias que de alguna u otra manera nos llaman la atención, así como también los comentarios elogiosos hacia la tapa y el artista. Cosas como: “Te lo mereces”, “Bien ahí” y etcétera, etcétera. Y entonces pienso sobre la importancia que le damos a determinadas cosas que poco tienen que ver con el hecho artístico en sí mismo, con la calidad del artista. De alguna u otra manera la publicación del artista en algunas plataformas de referencia, el otorgamiento de premios, los espacios físicos dónde el artista realiza sus obras, con quién trabaja ese artista, parecen ser elementos que adjetivizan el trabajo realizado. Lo mismo pasa con la crítica hacia la obra. Dependiendo de quién y sobre todo en qué medio la realice suele otorgar más importancia, distinción, al producto que el producto por sí solo.

Hace un tiempo The Washington Post realizó un interesante experimento: colocó a Joshua Bell, un importante violinista en el metro a ejecutar algunas piezas con su Stradivarius (valuado en 3.5 millones de dólares). El experimento intentaba analizar la capacidad de los ciudadanos para apreciar el arte. Entre los cientos de personas que pasaron por allí sólo una mujer lo reconoció, quien dos semanas antes lo había visto en la biblioteca del Congreso.  

Posiblemente hubiera sido otra la reacción si las personas hubieran sabido quien era aquel personaje que estaba ejecutado el violín.

Lamentablemente el arte, los artistas, son adjetivados según el medio en dónde se mueven, según las críticas que obtienen, según los premios que ganan o según los directores con los que trabajan. Todo esto parece ser más importante que el trabajo que realizan. A mi entender la Rolling Stones es un producto bastante pobre, lleno de productos artísticos que pretenden vender una imagen rebelde que no tienen: Lady Gaga con una ametralladora en su mano y cara desafiante, no es más que una caricatura. Y la discrepancia no radica en  la estética elegida para dicha tapa sino en el intento de vender a la rebelde, no a la caricatura.  MTV hace más o menos lo mismo. Se ha convertido en una caricatura de lo que fue.

VALOR Que Fernando Cabrera aparezca en la tapa de la Rolling Stones no le suma ninguna perla a su collar. Cabrera es una gran artista. Que aparezca en la tapa de dicha revista debería ser anecdótico.  Que alguien gane un premio por su obra no debería enaltecer su obra. No debería ser peor o mejor espectáculo que un trabajo se presente en el Solís o en Casa de la Cultura de Libertad. He visto cosas muy buenas y muy malas en ambos espacios.

Lo realmente trascendente debería ser el valor que cada individuo le otorga a esa pieza según el intercambio emocional y racional que se produce al escuchar, ver, percibir una obra de arte, a partir de las propias experiencias. Lo demás son fuegos artificiales. ¿Qué valor le agrega a la obra de Cabrera el hecho de aparecer en la tapa de dicha revista?

Un amigo me decía que sin duda iba a ayudar a la difusión del músico en Argentina. Lamentablemente no será así ya que la tapa de la edición Argentina cuenta con Lanata en la misma y no con Cabrera. El comunicador mira desafiante al fotógrafo (o sea a nosotros), mientras sostiene el seguro de una granada que ha quitado en su mano, y a pocos centímetros, sobre una mesa, la granada.

La Rolling Sones, revista supuestamente dedicada a la actualidad musical, coloca a un comunicador en una actitud desafiante, rebelde, explosiva, que a la vez trabaja para uno de los medios más reaccionarios y conservadores de América, el Grupo Clarín, y deja fuera de la tapa de su mayor tiraje a uno de los más prolíferos y destacados artistas del Río de la Plata.

Cabrera es Cabrera, más allá de tapas, premios,  si toca en el Solís o Estación González.   El sueño de los regazos/ la casa de los abuelos/ el llanto de los payasos, el pasto de los camellos./ El grito de los partidos, el madrugar del dolor, el beso y la comunión/. El precipicio del miedo,/las trampas de la cabeza,/la garra del corazón/ El ruido de la campana, el misterio del molino, la escarcha dueña del pasto./ La balsa quieta en el río,/ primera vez que estás solo,/ segunda vez que estás vivo./El tren de carga en la loma, el campo está entredormido, las trancas de la cabeza,/la garra del corazón.

Por Fernando Hernández








Periódico La Semana - ® 2001-2016 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy