Libertad, dpto. de San José, Uruguay

Última actualización: hace 28 horas


26.08.2013 | Sociedad | 450 lecturas




La escuela 29 de Arroyo de la Vírgen quedó casi a nuevo

La escuela 29 de Arroyo de la Vírgen quedó casi a nuevo
El intendente Falero recorrió las obras de la escuela.

Nada se ajusta mejor a la frase conocida "cosas chicas para el mundo, pero grandes para mí". Lo que pasó inadvertido para algunos, a otros josefinos les cambió la vida. Con la intermediación de la Intendencia, a pedido de Presidencia, se logró restaurarla y ahora  está esperando por los chicos. Una turbonada los dejó sin la mitad del techo de la escuela. Durante tres años y dos meses no tuvieron su centro de referencia zonal.

Una situación que por mucho tiempo mantuvo especialmente preocupados a estos vecinos de Arroyo de la Virgen, en la zona de Villa Rodríguez. No es para menos, a consecuencia del vendaval la Escuela 29 perdió el techo y el deterioro siguió avanzando, a tal punto que los lugareños reconocen que se había convertido en una verdadera tapera.

Obviamente ya no se pudo dictar más clases y los chicos debieron trasladarse hacia la escuela 24 de Cardal (Florida), y más tarde a la escuela 20, que fue sede de las clases que no se podían impartir en ‘la 29’.

En la actualidad, un único niño que cursa segundo año asiste a este centro, a cargo del maestro director Jorge Cedrés. Pero de aquí en adelante se espera que sean muchos más, explicaba a los presentes el inspector de Primaria Osvaldo Larrea, señalando que se comienza un “proceso de retorno” y por ende de “rematriculación”.

Observó además a La Semana que centros educativos de estas características son “fundamentales”, ya que la gente se queda a trabajar en el campo si cuenta con servicio de educación para sus hijos.

Previo a la llegada del Intendente, un grupo charlaba animadamente. Algunos integraban la comisión fomento escolar; otros eran simples vecinos. Todos, colaboradores. A las autoridades de Primaria les sorprendió la convocatoria para la oportunidad, pero no a los vecinos… la realidad ameritaba.

Juan Torterola es ex alumno. Ese día mientras nos contaba su experiencia escolar, miraba a la escuela donde aprendió a escribir su madre y luego él: “esta escuela es por lo menos de la década de 1940, yo vine por el ’60. Toda la vida viví aquí y trabajé en el campo. Mis hijos también vinieron a esta escuela. Me acuerdo del comentario de mis ‘viejos’ de que sacaban arena del arroyo, con la ayuda de bueyes para la construcción de la escuela. Luego recuerdo mis venidas hasta acá todos los días, cortando campo. En ese entonces éramos 32 alumnos”. De los que varios están planificando un encuentro, que obviamente será en su querida escuela.

“Uhhh, no sabés lo que era verla deshecha, algo espantoso… un desastre. Buscábamos por todos lados para poderla arreglar y todo estaba trancado. Ahora que sale no te imaginás la alegría que tenemos”.

Y resume con un “todo” lo que perdieron al no contar con la Escuela: “si hacías un baile era acá, un beneficio para alguien que necesitaba, torneos de fútbol, un cumpleaños… eso lo perdimos, pero hoy lo recuperamos y eso es lo importante. Ahora hay que mirar para adelante”.

Andrea Lamela vive a dos kilómetros del centro educativo, “mis hijos ahora van a Cardal, pero siempre he colaborado con la escuela”.

FRUTO DE UN ACUERDO La restauración se logró gracias a un convenio entre la Oficina de Planeamiento y Presupuesto de Presidencia de la República, Anep y el Gobierno Departamental de San José. Éste último fue quien se hizo cargo de que la obra se ejecutara finalmente. En otras palabras, echar mano a las empresas locales y no tener que esperar licitaciones nacionales: “si hubiésemos actuado antes se podría haber resuelto con una chapas y un poco de mano de obra” dijo el Intendente, quien también recordó que al inicio esta obra se había canalizado a través del Ministerio de Transporte y Obras Públicas según se nos había dicho, hasta que en una oportunidad desde Presidencia de la República nos transmiten la preocupación de ustedes (los vecinos), porque se pasaba el tiempo y seguían sin escuela”.

Posteriormente el presidente José Mujica, relató Falero, le habría solicitado a la intendencia josefina si podía “interceder” en el asunto para, en resumen, apurar los trámites que se tornan más burocráticos y ver la posibilidad de enfrentarlos la comuna josefina. Cosa a la que accedió, explicó, atento a la preocupación de los vecinos.

Se llamó a licitación, por una valor de casi un millón de pesos, “981 mil” precisó el Intendente,  y la obra se adjudicó a una empresa maragata. En dos meses el techo y otras obras (sanitaria, electricidad y veredas exteriores), quedaron en condiciones antes de la fecha prevista, que era setiembre.Se espera que la próxima etapa -luego de certificar y entregar la llave- sea la devolución por parte del Gobierno nacional a la comuna del monto invertido, “como se nos ha dicho y corresponde”, dijo.

Acerca de que este sea un antecedente para que otras obras demoradas puedan concretarse, señalaba Falero que en ciertas oportunidades similares ya se ha hecho con cuatro escuelas “tuvimos intervenciones en la escuela 10, en la del Bañado, en la escuela 49 de Libertad y en San José de Mayo en la escuela de barrio Exposición. Estamos trabajando en ese común acuerdo que hemos hecho con Presidencia y OPP directamente, para evitar esos trámites burocráticos”.

Agregó que por esas obras a las que hacía mención, siempre se han ido recaudando los recursos porque existe un compromiso.“Esta es una obra más cara, pero confiamos en recuperar la inversión una vez más”, dijo.

Publicada en la edición impresa del lunes 26 de agosto

Por Alejandra Fuentes








Periódico La Semana - ® 2001-2014 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy